martes, 12 de mayo de 2020

¿SE PODÍA EVITAR LA CRISIS REPUTACIONAL DE ALCOGEL WEIR?


Hace algunas semanas atrás, cuando el problema del Covid-19 recién empezaba a cobrar víctimas en Ecuador, fui uno de tantos que salió a buscar alcohol en gel para tener en el auto; y después de tanto recorrer (estaba agotado el producto), me encontré con el Alcogel Weir en un supermercado, era la única opción, así que lo tomé para leer sus especificaciones y me llamó mucho la atención que en su etiqueta diga “Gel Antiséptico”, pero en ninguna parte publiquen el grado de alcohol que posee.

Según la norma sanitaria vigente en Ecuador, para que un producto sea antiséptico, debe tener mínimo 70% de alcohol y está obligado a tener Registro Sanitario, mientras que si se trata de un producto cosmético (no antiséptico), puede tener menos de 69% de alcohol y debe contar con una Notificación Sanitaria Obligatoria. En el caso puntual de Alcogel Weir, su etiqueta no decía nada, pero se ofrece como producto “antiséptico”, característica que lo obliga al producto a contar con el registro sanitario y tener mínimo 70% de alcohol… Situación que no se cumplía para nada.

Habiendo explicado los antecedentes, vale la pena volver a plantearnos la pregunta del titular: ¿Se podía evitar la crisis reputacional que está enfrentando Alcogel Weir?

Por su puesto que SI. Pero es evidente que para ello se requiere contar con un área de comunicación especializada en manejo de crisis y construcción de reputación o en su defecto, contar con un departamento de comunicación y contratar a un asesor externo que brinde sus servicios de monitoreo y entrenamiento al equipo de la empresa.

En el caso de Alcogel Weir, se evidencian errores que podían detectarse en una simple auditoria departamental, de manera que inmediatamente se podían tomar los correctivos y se neutralizar los riesgos de crisis reputacional latentes de la empresa, dando como resultante que, al día de hoy, no estarían envueltos en una crisis que ha deteriorado seriamente la credibilidad, confianza y reputación de la marca y empresa.

Y ahora ¿Quién podrá ayudarlos?

En el caso de Alcogel Weir, recomendaría seguir los siguientes pasos:

1.- Contrate los servicios de un profesional: Gestionar una crisis no es algo que el sobrino del dueño que estudia diseño o publicidad, lo pueda hacer, tampoco la secretaria sexi, ni un periodista o pasante de relaciones públicas. Esto debe ser puesto en manos profesionales, especialistas en Gestión de Crisis y Construcción de Reputación, de preferencia basados en Responsabilidad Social Empresarial.

2.- Toda crisis debe ser enfrentada de manera inmediata: El tiempo es el peor enemigo en una crisis, ya que esta se alimenta de los rumores que se fortalecen en el silencio, pero para poderla enfrentar debe convocar a su comité de crisis para aplicar los protocolos que han sido perfectamente trazados con anterioridad.

3.- Decir la verdad, ante todo: No existe crisis que se pueda solucionar con mentiras, es fundamental dar la cara y decir la verdad. Si se ha cometido un error, pedir disculpas públicas, resarcir el daño causado y comprometerse a corregir los errores es la fórmula secreta para apagar el incendio.

Del error, la experiencia

Errar es de humanos, de sabios es aprender de los errores y de genios es el aprender de los errores de otras personas, es por ello que quiero concluir diciendo que, si bien es cierto, debemos ver a la crisis como una oportunidad de mejora, también es cierto que, pese a que no existe vacuna que evite tener que enfrentarnos a una crisis de cualquier tipo, es fundamental comprender que la mejor estrategia para sufrir menor daño, es prepararnos con anticipación. La gestión de crisis no arranca cuando tenemos el problema encima, sino en el mismo momento en que decidimos crear la empresa o iniciar un emprendimiento.



Jesús Beltrán Betancourt
Especialista en Reputación Corporativa y Gestión de Crisis
Speaker EXMA | Storyteller
LinkedIn icon

No hay comentarios:

Publicar un comentario